Una estudiante famosa

Ha sido un placer tener en Academia Contacto a una estudiante “famosa”, participando en nuestro cursos de español. 
¡Y es famosa por un motivo muy especial!
Ante el avance de Donald Trump, muchas celebridades, tanto de origen latino como nativos, prometieron irse de Estados Unidos si ganaba Trump. La lista incluye personas como Cher, Samuel L. Jackson, Bryan Cranston, Miley Cyrus y Barbra Streisand. Pero llegaron los resultados de las elecciones y ninguno de ellos lo hizo.
Es decir, excepto la escritora y periodista Marsha Scarborough: "No quiero vivir en un país que tiene a Donald Trump como el presidente […]Me voy a vivir a Madrid y no creo que vuelva".

Nacida en Los Ángeles en 1947, de padre granjero oriundo de Iowa, Marsha creció en una familia Republicana, pero siempre se consideraba liberal. Estudió periodismo, pero esta periodista convertida en asistente de dirección en Hollywood durante 20 años - trabajando con Blake Edwards o Clint Eastwood, entre otros. Además, ha publicado dos libros.
Aunque no hay recuento oficial ni lo habrá nunca, es la primera que cumple con la amenaza de marcharse. "Hablé ayer con una amiga y le conté lo que iba a hacer. Me dijo que puede que sea la primera, pero que no seré la última".

La californiana dice que se va con la duda de si el nuevo presidente ganó limpiamente las elecciones. “Creo que Trump y los rusos hackearon las elecciones. No estoy segura de que fueran unas elecciones legítimas. Necesitamos más información para saber lo que pasó”, explicó.
Además sospecha que en el proceso hubo gato encerrado. "El hecho de que Trump no fuera capaz de ganar el voto popular me parece un golpe de Estado de la derecha […] con su victoria se le ha dado permiso a la gente a liberar el racismo, la xenofobia y la misoginia que llevan dentro. Es demasiado desagradable y peligroso.”

En España espera grandes cosas. Antes de establecerse en Madrid se dio una vuelta considerable. Estuvo en Sevilla, Cádiz, Barcelona y Salamanca, disfrutando de la atmósfera y la cultura de sus gentes. "Me gusta que durante siglos convivieran en paz los musulmanes con los judíos y los cristianos. Creo que son un pueblo tolerante".
Explicó que es el joie de vivre que tiene el país, y especialmente la capital, que fue la razón principal de su elección: "Madrid es una ciudad emocionante, sofisticada y me parece un lugar fácil para conocer gente. Hice amigos en el poco tiempo que estuve. Y vi a gente pelearse por un taxi a las tres de la mañana. Entonces me dije: "Esto es para mí".

Pese al proceso largo, Marsha está emocionada de continuar su ‘vida liberal’: "Trataré además de escribir para periódicos americanos, mantenerme activa. Comer bien, beber vino y quedarme despierta hasta tarde". Ya se ha empezado a mejorar su nivel de Español en Academia Contacto, y ha sido un placer tenerla a bordo.